→ La mujer de ceniza y el hombre que no podía escribir - Rayo Guzmán

7 de junio de 2017

La mujer de Ceniza y el hombre que no podía escribir 

Rayo Guzmán

Titulo: La mujer de ceniza y el hombre que no podía escribir.  
Autor: Rayo Guzmán 
Editorial: Selector
Gracias a la editorial por el ejemplar ♥
Páginas: 264
Género: Romance, New adult
Fecha de Publicación: Marzo de 2017.
Sinopsis: Ella es una joven hermosa, pero con un pasado decadente. Ignora quién fue su padre, creció rechazada por su madre y en un entorno de carencias que la obligaron a ganarse la vida realizando toda clase de trabajos conseguidos gracias a su belleza física. Su nombre es Amanda. Vive bajo la obsesiva protección de un mafioso; cuando parece que está tocando fondo, el destino le pone enfrente un ofrecimiento laboral misterioso e inverosímil a cambio de una gran suma de dinero: trabajar como la musa de un reconocido escritor que sufre de esterilidad creativa. Una novela audaz, erótica y reflexiva con sorpresas que llevarán al lector a conectar con sus propios fuegos internos y le permite transitar por los enigmas y placeres del amor.





Reseña | Mi Opinión 

Amanda es una chica con un oscuro pasado que cree irremediable. Por otra parte, Augusto es un exitoso escritor mexicano qué ha perdido la inspiración. Ambos caminos se juntan por obra del azar y en el transcurso de las páginas nos iremos enamorado de aquel mágico y añorado sentimiento que despierta en nuestros protagonistas
Ambos se descubrirán y definirán gracias a la convivencia y al pasional lazo que los une. 
Una novela con una trama de subidas y bajadas excepcionales, con diálogos inolvidables y personajes admirables. 
Una novela que llegará al fondo de tu corazón para enseñarte que en esta vida, nadie está exento del amor. 


Hablando de la historia, creo que ha sido una de las pocas novelas mexicanas (con uso de argots y jerga) que me ha encantado. Antes me quejaba mucho del uso excesivo de las malas palabras mexicanas en la literatura, después de esta novela me sigo quejando, pero no de está en particular. 
Aquí Guzmán utilizó la jerga mexicana de una manera esplendida, balanceándola con una trama muy particular y llena de magia. Es por eso que no me he quejado, aquí las malas palabras o 'groserías' son muy a la ligera en comparación con otras. Son fluidas, sin entrar en lo vulgar, ni forzado. Por que a fuerza, ni los zapatos entran. 

La historia de un escritor famoso y una mujer de la vida 'galante' lo hemos visto en repetidas ocasiones de la cultura popular mexicana. Miles de adaptaciones cinematográficas con ese giro, miles de telenovelas con ese mismo cliché. El hombre rico de clase alta que se enamora de una pordiosera analfabeta. 
¿Por qué en este caso no existe tal cliché? 
Tal vez sea la narración en tercera persona, el uso de palabras y oraciones peculiares. O simplemente la caracterización de los personajes. Todo es diferente, y aún que es la misma temática, sigue siendo sorprendente. 
Y sí, una cosa que quiero recalcar muchísimo es el uso de la narración en tercera persona. Nunca había leído algo tan cómodo de leer en tercera persona. Tan adaptable para las situaciones de nuestros personajes y tan fluido para la autora, porqué se siente la pasión y la entrega total cómo una espectadora más cercana de nuestros personajes. 

Y hablando de personajes, la lista es larga. Sobre todo por sus cualidades. 
Los protagonistas principales son Amanda y Augusto, cómo dije antes. ¿Pero que los hace tan especiales? 
Amanda es una chica de unos veinte años que ha sufrido horrores inimaginables y que tiende a victimarse muy a menudo, cree que es un imán de la mala suerte y que en su vida, nada podrá cambiar porqué el destino así lo quiere, viéndola sufrir. Es totalmente una mártir y representa muy bien su papel. Pero les digo, es un mártir perrisima. Porqué hay días negros y días blancos para ella, cómo también situaciones en donde tiene que sacar esos dos lados. El lado negro u oscuro de Amanda es su victimización y el lado blanco, su erotismo. Es una mujer totalmente pasional, sin tabúes, sin tapujos y sin prejuicios sexuales/sociales, que lo único que hacen es considerarla aún más cómo una mujer implacable y totalmente deseable. 

Por otro lado, Augusto es un hombre rozado los cuarenta, que por supuesto, ya ha vivido lo que todos los hombres desean. Una vida sin limitantes monetarios, sin preocupaciones, haciendo lo que le gusta a hacer y sobre todo, sin limitantes pasionales. Ha estado con cuanta mujer ha podido, cambiando de sabanas cada dos días y satisfaciendo sus locuras pasionales. Obviamente, sin haber conocido el amor.        
Es un hombre sumamente inteligente, con un atractivo físico de esos que se les llama cómo el Vino "entre más viejo, más bueno" y con un carácter imponente de macho, pero con una contra-parte de amante tierno que nos hace derretir. (o por lo menos a mí).
Creo que lo que más me gustó de Augusto fue... ¡Todo!. Sin idealizar, es el hombre que tengo en mi lista de "hombres literarios perfectos" por utilizar esa inteligencia y sabiduría cómo arma de seducción. 

Y bueno, otros personajes muy característicos son Mercedes Ortiz, la manager y editora de Augusto, que por lo menos yo, siempre estuve en su papel de madre preocupona y alcahueta. 
Después tenemos a la bruja de Eufemia Casas, al controlador y misogíno de Julio Esparza y a la familia "idónea" Montemayor. 
Personajes MUY BIEN estructurados y muy apegados a la realidad, más que nada a la realidad mexicana y no solo por sus tópicos, si no por sus comentarios. 
Porqué dentro de la novela podemos ver el uso excesivo de la fuerza, el machismo retrograda, las infidelidades que ocurren en la alta sociedad (y en todas sociedades), la pobreza, el maltrato, el abuso de poder, la corrupción, la brujería y el lado esotérico, la envidia y no solo la ajena, si no también la familiar, qué es la peor. 
Y en fin, un montón de cosas que te dejan pensando demasiado en que país o en que realidad vivimos, y si es suficiente callarlas, porqué aquí de todo toca. 
Hubo también muchísimas frases que subrayé en este libro, muchas refiriéndose al amor o la pasión, e incluso el deseo carnal. Pero también otras que se refieren (con un muy alto grado de cinismo) a cuestiones nacionales muy fuertes, cómo la corrupción de altos mandos y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. 

Cómo conclusión de mi opinión, reitero que es un libro inolvidable, pero también duro de digerir para aquellas personas de mentes pequeñas y cerradas que no salen de un solo ideal y que tienen muy arraigados los tabúes sexuales.
Por que sí, se habla mucho del erotismo y de cuestiones sexuales que en ciertas personas pueden parecer chocantes. Si tu eres una persona que le tiene miedo a la palabra "pene" y a "masturbarse"; esté libro no es para ti.

Saludos, Max. 

1 comentario:

  1. hola max! hermosa reseña y nos gusta tus comentarios especificos lo que habla de tu lectura profunda y no solo por reseñar, gracias y quedas requetecompartida! saludosbuhos.

    ResponderEliminar